Muchas veces realizamos nuestra rutina de lavado sin prestar atención a que el exceso de detergente o la mala distribución de la ropa en la tina de la lavadora puede perjudicar el funcionamiento del aparato, a pesar de que en apariencia le demos el mejor trato.


Para corregir esto, te compartimos algunos consejos básicos para obtener los mejores resultados de nuestra lavadora, cuidando su buen funcionamiento:


- Tanto para lograr un lavado óptimo de tus prendas como para cuidar del funcionamiento de las lavadoras, lo primero que debes observar es no sobrecargar el equipo, ya que esto puede incluso dañar tu ropa y la maquinaria de la lavadora. Para corregir esto debes fijarte que las prendas al interior no estén apretadas, así como poner cargas inferiores en los ciclos de lavado rápido/económico.


- Minimiza el uso del suavizante y solo emplea este producto en el último enjuague ya que si se mezcla con el detergente, forma residuos que no se disuelven y que se acumulan en la lavadora en forma de depósitos blancos/grises, sobre todo en el tambor de las máquinas de carga superior.


- Realiza por lo menos 3 veces al año un ciclo de lavado de mantenimiento con agua caliente (la máxima temperatura), fijándote de tener el tambor vacío y la cantidad de detergente que ocupas para una carga normal. Esto te ayuda a mantener la lavadora y las cañerías limpias y así evitar la acumulación de suciedad, grasa y sarro.


Para mayores informes sobre la instalación y mantenimiento de lavadoras, secadoras, refrigeradores y equipos de línea blanca en general, acude con nuestros expertos para contar con la asistencia del mejor servicio técnico especializado.